Skip to content

Tipos de Esquemas

Tipos de esquemas
Tipos de Esquemas
5 (100%) 1 vote[s]
Tipos de Esquemas

Se denominan diagramas tanto las ideas como los conceptos que se presentan de forma gráfica ordenada y simplificada, mediante palabras y símbolos (ideas e información), de forma que sean fáciles de entender y de captar rápidamente por quienes los utilizan, así como las propias representaciones gráficas.

Un esquema es una forma de organización y presentación de la información (conocimiento), para que las ideas principales de un tema puedan ser capturadas más rápidamente y simplificadas, facilitando la localización de la información que ayuda al aprendizaje, siendo por tanto herramientas muy útiles en cuestiones pedagógicas y problemas técnicos donde tienen que encontrar rápidamente las posibles fallas. Este es el caso, por ejemplo, de un aparato, donde se suelen hacer diagramas esquemáticos detallados sobre el funcionamiento del aparato para localizar problemas y encontrar soluciones. También se utilizan para la presentación de ideas de forma clara, en diferentes tipos de presentaciones, por ejemplo en presentaciones de diapositivas dentro de una empresa, donde se exponen los recursos disponibles, la logística y los objetivos, de forma esquemática para una mejor comprensión por parte de los que observan la presentación.

El uso de esquemas es muy común en materia pedagógica, ya que simplifica el aprendizaje de ideas e información, facilitando el trabajo de aprendizaje, por lo que suele ser una herramienta pedagógica muy útil.

El esquema es una representación gráfica que ayuda a mostrar algún tipo de información de forma sencilla o resumida, por lo que su comprensión se facilita enormemente.

Para hacer un esquema, es posible utilizar el lenguaje escrito, como es el caso de “por letras” o números (que solemos encontrar en los libros de texto), aunque el esquema en sí mismo se caracteriza por el uso de recursos gráficos como imágenes, líneas, formas geométricas, flechas, etc., para la organización de la información. Por eso existen actualmente varios tipos de planes. Aunque originalmente se hacían a mano, por ejemplo en las escuelas, para mejorar la enseñanza de los niños, hoy en día es más común que se elaboren mediante programas informáticos, facilitando su uso en casos como el uso de esquemas dentro de presentaciones electrónicas (tanto en la enseñanza como en el entorno empresarial), al realizar exposiciones de algún tipo.

Los esquemas se realizan generalmente según una estructura previamente establecida, además de centrarse en el autor o creador de los mismos, así como en el tipo de tema en el que se centran. Pero todos ellos presentan una relación lógica y sintetizada de la información para su fácil comprensión.

Tipos de Esquemas

  • Esquema clave – Este tipo de esquema se caracteriza por el uso de claves que ayudan a definir conceptos o ideas y a relacionarlos entre sí. De esta manera, las claves pretenden agrupar las ideas y los significados asociados a ellas.
  • Esquema de flechas – Al igual que el tipo anterior de esquema, las flechas tienen una consecuencia lógica de la información o, en términos más simples, una relación de un hecho con otro. Por lo tanto, su función es sintetizar ideas y conceptos.
  • Diagrama – Un diagrama es un diagrama que consiste en una presentación gráfica que resume información o un conjunto de ideas, relacionándolas o determinándolas entre sí. El diagrama intenta utilizar el menor número de palabras posible en combinación con imágenes. Son comunes dentro de esquemas del tipo que podemos encontrar en el funcionamiento de diversos dispositivos y herramientas como ordenadores, televisores, etc., tanto para aprender fácilmente su funcionamiento, como para localizar posibles fallos y sus soluciones.
  • Esquema de Desarrollo – En este tipo de esquema partimos de un concepto, que se desarrolla en profundidad a lo largo del esquema. Pueden consistir en imágenes, flechas, letras, números, etc.

Tipos de Esquemas Cognitivos

1- Diagramas sensoriales o marcos
Son los esquemas que se tienen sobre los diferentes estímulos sensoriales. Siguiendo el mismo ejemplo de la silla, tenemos un esquema semántico de lo que es una silla, es decir, compuesta de palabras. Pero este esquema también tiene un tipo visual asociado, donde se almacenan los elementos visuales de una silla.

Lo mismo sucede con los otros sentidos. Hay un esquema sobre lo que es un buen o mal olor o sabor, un olor o sabor dulce, el olor o sabor de la manzana e incluso el olor o sabor de un plato específico. También hay diagramas sobre los sonidos (bajos, agudos, maullidos, la voz de un cantante), texturas (suaves, ásperas, hojas propias).

Dentro de este tipo de esquemas, los visuales son los más comunes y los más fáciles de sistematizar o verbalizar.

Es más difícil para el sujeto promedio hacer que otro entienda cómo es su esquema de un sabor, olor o textura, especialmente cuanto más genérico es. Sea como fuere, hay innumerables esquemas sensoriales que tienes.

2- Esquemas de situación o guiones
Estos son los esquemas relacionados con acciones concretas que se pueden llevar a cabo. Ya se había avanzado, en un ejemplo anterior, que los esquemas sobre cómo sentarse habitualmente o en un restaurante de lujo eran situacionales. Este tipo de esquemas se aplican a cualquier acción que pueda ser llevada a cabo por los seres humanos, se haya llevado a cabo o no.

Por ejemplo, puede tener un esquema de cómo jugar al fútbol, incluso si sólo lo ve en televisión y nunca se ha jugado.

De la misma manera, muchas personas tienen esquemas de cómo actuar frente a ciertas catástrofes naturales, incluso si nunca han experimentado una. Todos ellos son esquemas útiles para comportamientos específicos.

Estos esquemas suelen estructurarse en forma de diagramas de flujo o algoritmos. Para acciones simples como cepillarse los dientes, su representación es fácilmente asimilable y transferible.

Los más complejos, generalmente los sociales, por ejemplo cómo conseguir pareja, pueden tener variables casi infinitas.

3- Esquemas de dominio
Este tipo de estructura mental se refiere al conocimiento formal que tenemos sobre ciertos temas y nos permite interactuar con sus elementos, establecer relaciones causales, detectar errores y mucho más.

El ejemplo antes mencionado de lo que es una silla sería un esquema de dominio. Pero hay muchos otros casos de un tipo más complejo.

Por ejemplo, el esquema de las fases del ciclo de lluvia no debe confundirse con un esquema situacional porque no es una acción que el hombre pueda realizar. En la misma línea, saber cómo se fabrica un coche sería un esquema de dominio si sólo se centra en el conocimiento básico, y situacional si se basa en la replicación del proceso.

Un escritor tiene esquemas situacionales sobre, por ejemplo, cómo escribir una buena historia. Este patrón se aplica al escribir. Pero cuando este escritor lee una historia de otro autor, le permite distinguir si es una buena historia o no. Se entiende que, en un contexto similar, los tipos de planes varían.

Una diferencia final entre este tipo de esquema y el situacional es que mientras que el situacional organiza y dirige el comportamiento humano, el esquema de dominación organiza y dirige su discurso.

Gracias a los esquemas de dominación, la persona puede expresar lo que sabe y cómo lo sabe de una manera congruente y comprensible.

4- Regímenes sociales
Son los esquemas que se tienen sobre cada uno de los componentes de la vida social. También podría confundirse con esquemas situacionales, ya que muchas de las situaciones que se esquematizan son de tipo social, pero ambas se refieren a diferentes piezas de información dentro del contexto social.

En los esquemas sociales, por ejemplo, se almacena información sobre cada persona conocida, e incluso sobre los tipos de personas que pueden ser conocidas.

Así, hay un esquema sobre cada miembro de la familia, amigo o colega e incluso sobre celebridades y figuras públicas, pero también sobre lo que es, por ejemplo, un avaro.

De esta manera, se hablaría de un esquema situacional, por ejemplo, si la información es sobre cómo manejar una conversación con alguien intolerante.

Sin embargo, el ejemplo anterior sería social si se centrara en el aspecto de una persona intolerante. Por último, sería un esquema de dominación si se centrara en la base sociológica de la intolerancia.

Estos esquemas también almacenan información sobre las convenciones sociales (por ejemplo, la gratitud como valor positivo), los roles sociales (lo que hace un policía, un abogado, un astrólogo), los roles de género (por ejemplo, lo que es masculino), la edad, el credo y mucho más; así como los objetivos sociales (lo que se entiende por una vida plena).

Por último, permiten comprender las cuestiones sociales desde una perspectiva personal. Por ejemplo, lo que cada uno entiende por amor o amistad (cómo lo siente dentro de sí mismo, en lugar de cuánta teoría conoce sobre el tema). Todo ello permite al sujeto integrarse eficazmente en su sociedad, manteniendo su salud mental.

5- Esquemas de autoconcepto
Finalmente, están los esquemas de autoconcepto, que se refieren a toda la información que cada uno maneja sobre sí mismo.

Algunos autores lo consideran un tipo más específico de esquema social, en la medida en que el yo se enmarca en lo social, y lo que es no se puede separar tan fácilmente del contexto social que lo envuelve.

Por ejemplo, en la teoría de la mente, se concibe que el sujeto crea esquemas sobre cómo funcionan sus procesos mentales (por ejemplo, la tristeza), pero entiende que estos procesos mentales, aunque únicos e intransferibles, funcionan de la misma manera en otros. Así, comprender la propia tristeza permite comprender la del otro e interactuar.

De manera extensiva, cada sujeto tiene un esquema sobre cada uno de sus roles sociales, lo que le permitirá entender el de los demás.

Así, tendrá un esquema de género, credo, ideología, función social, etc. De esto, se derivará el autoconcepto, la autoestima, el sentido de pertenencia y más.

El ser humano tiene la capacidad de elaborar esquemas sobre sus procesos mentales. Desde esta perspectiva, la metacognición (la cognición que uno tiene de los procesos cognitivos) es un tipo de esquema de autoconcepto. Gracias a esto, la persona puede saber cómo aprende mejor, cuán buena es su memoria, etc.

Estas serían, entonces, las bases del funcionamiento y tipificación de los esquemas cognitivos. No se menciona en este artículo cómo se crea un esquema cognitivo desde cero, ni qué sucede cuando se tienen esquemas incorrectos o ditorsionados, ni cómo se pueden eliminar o reparar estos errores.

La teoría de los esquemas, cuando es adyacente a tantos otros procesos cognitivos, es altamente compleja y su plena comprensión requiere un mayor despliegue que el presentado en este artículo introductorio.

Vídeos de Tipos de Esquemas